SOLO DOS TIPOS DE SOCIEDADES CIVILES, COMUNIDADES DE BIENES SE ESCAPAN DE TRIBUTAR POR EL IMPUESTO DE SOCIEDADES

La entrada en vigor de del artículo 7 de la Ley 2772017 de 27 de noviembre del Impuesto de Sociedades   ha supuesto un cambio en la tributación de la sociedades civiles con personalidad jurídica y con objeto mercantil que desde 2016 pasaron de tributar en régimen de atribución de rentas a ser contribuyentes del Impuesto sobre Sociedades.

La consideración de contribuyente del Impuesto sobre Sociedades requiere que la sociedad civil tenga un objeto mercantil. A estos efectos, se entenderá por objeto mercantil la realización de una actividad económica de producción, intercambio o prestación de servicios para el mercado en un sector no excluido del ámbito mercantil. Quedarán, así, excluidas de ser contribuyentes del Impuesto sobre Sociedades las entidades que se dediquen a actividades agrícolas, ganaderas, forestales, mineras y de carácter profesional, por cuanto, dichas actividades son ajenas al ámbito mercantil.

Puesto que las actividades agrícolas están excluidas del ámbito mercantil, una sociedad civil que desarrolla una actividad agrícola no tendrá la consideración de contribuyente del Impuesto sobre Sociedades por no cumplir los requisitos establecidos en el artículo 7.1.a) de la LIS. Consecuentemente, seguirá tributando como entidad en atribución de rentas conforme al régimen especial regulado en la Sección 2ª del Título X de la LIRPF.

 Si  una entidad es una sociedad civil que desarrolla una actividad de carácter profesional , de las previstas en la sección segunda de las tarifas del Impuesto sobre Actividades Económicas, puesto que las actividades profesionales están excluidas del ámbito mercantil, la entidad no tendrá la consideración de contribuyente del Impuesto sobre Sociedades por no cumplir los requisitos establecidos en el artículo 7.1.a) de la LIS. Consecuentemente, seguirá tributando como entidad en atribución de rentas conforme al régimen especial regulado en la Sección 2ª del Título X de la LIRPF.

Otro de los extremos que ha sido modificado, es la consideración de publicidad frente a terceros al dar el alta correspondiente en la Agencia Tributaria; en la cual es obligatorio presentar el documento de constitución.

La propia Agencia calificara estos acuerdos constitutivos societarios y en base a ellos nos otorgara un NIF con   clave “ E “  si se trata de una Sociedad Civil tipo : Herencia Yacente, Comunidad de Bienes, Titularidad compartida de Explotaciones Agrarias y Otras entidades sin personalidad jurídica . Y nos otorgará la clave “ J ”  cuando sea una Sociedad Civil Profesional, Sociedad Civil sin objeto mercantil o Sociedad Civil con objeto mercantil.

 

Normativa/Doctrina: Art. 7 Ley 27/2014, de 27.11.14. CV de la D.G.T. V 2377 - 15, de 28 de julio de 2010